*

X

Descubren un método científico para saber si tu pareja te está engañando

Sociedad

Por: pijamaSurf - 10/08/2017

Esta investigación encontró un elemento en la conducta de una persona que puede ayudar a detectar si ha sido o no infiel

En las sociedades monógamas el tema dela infidelidad ha sido, históricamente, un gran problema. Para comprender esto basta admirar la cantidad de energía emocional, cultural, sentimental, física y metafísica que abarca una relación de pareja. Y considerando lo primero, resulta entendible por qué ser víctima de una infidelidad, y particularmente descubrirlo o comprobarlo, puede convertirse en una preocupación monumental, incluso en algunos casos obsesiva. 

Para los inseguros –con o sin razón–, y aún más para los obsesivos, la siguiente parece ser una buena noticia: un reciente estudio, publicado en la revista científica Evolutionary Psychology, descubrió que una infidelidad puede detectarse, con alto porcentaje de efectividad, a partir del tono de voz de tu pareja. De acuerdo con sus autoras, Susan Hughes y Marissa Harrison, "La evidencia sugiere que muchas características físicas, conductuales y de rasgo pueden detectarse en tan sólo la voz de una persona, más allá de la información semántica que su mensaje proyecte".

Durante el estudio, en el que participaron 152 personas de entre 18 y 32 años, los voluntarios escuchaban grabaciones de personas, la mitad de las cuales confesó haber incurrido en una infidelidad y la otra mitad, teniendo pareja en ese momento, no le había sido infiel. Este último grupo tenía que simplemente contar del 1 al 10, y las grabaciones se reproducían en bajo y alto volumen para que la intensidad del tono no interviniera en su respuesta. Posteriormente se les pidió advertir cuáles de las personas habían sido infieles y cuáles no, a partir de ubicar la posibilidad en un rango del 1 al 10.

Los resultados arrojaron, además de un alto grado de efectividad en la detección de individuos que cometieron una infidelidad, que hablar con menos pausas y variar el volumen del discurso eran las cualidades que, inconscientemente o no, los voluntarios asociaron con las personas infieles, y esto coincidió con la realidad.

Evidentemente no es un criterio absoluto, pero al menos desde la ciencia parece que este ejercicio tiene altas probabilidades de detectar a alguien que fue infiel, y a fin de cuentas, un análisis entre perceptivo, racional e intuitivo del tono con el que habla una persona seguramente nos dará muchas pistas, a veces más de las que tal vez querremos, sobre el otro.   

Por cierto, aparentemente nada es mejor que ser claros en la pareja, establecer las reglas básicas, confiar y, en caso de que surja una infidelidad, tratar de poner a un lado el ego y descubrir si hay forma de salvar tu relación –tras haber primero determinado si esto vale la pena.

La pornografía: ¿educador sexual o manipulador de información?

Sociedad

Por: PijamaSurf - 10/08/2017

"La pornificación de todo es el modelo de trabajo de la televisión comercial y de la publicidad en Internet"

La pornografía se ha convertido no sólo en una alternativa erótica para adultos, sino también en un educador sexual para muchos jóvenes. Gracias a esto, la incidencia de accidentes e infecciones relacionados con prácticas sexuales cargadas de ignorancia ha aumentado en hospitales y centros de salud. Por ejemplo, muchas mujeres y hombres entran por Urgencias al haberse introducido, sin tener información ni conocimiento adecuado, bolas chinas de manera dolorosa y errónea.

Sin embargo, el consumo –no informado, no regulado, no consciente– de la pornografía puede alcanzar niveles muy profundos en el inconsciente y los procesos neurológicos. Al ver una escena erótica en donde al simple tacto del dedo sobre el brazo, la mujer gime de placer, un chico o una chica puede considerar que esa es la conducta normal y esperada durante el acto sexual: no obstante, no hay conciencia de que la excitación requiere de un proceso que va desde la estimulación de las zonas erógenas –labios, cuello, pezones, piernas, vulva, pene…– hasta la plena atención en las sensaciones durante el acto.

Y conforme el consumo inconsciente del porno se va regularizando, los niveles de adrenalina generados se van asimilando en el sistema nervioso central del cerebro. Es decir, el sistema nervioso normaliza el acto sexual resultando en un mayor deseo y consumo, por lo que el efecto final es similar al de una droga. Aunque esto es una reacción neurológica normal ante los niveles de adrenalina, surge el problema cuando en el video se evidencian conductas agresivas pues se aprehenden, se replican y se vuelven adictivas. Por lo tanto, no nos queda más que preguntarnos: ¿cuáles son las consecuencias de estas imágenes en nuestros cerebros, mentes, corazones y sociedades?

En palabras de Andrew Brown, columnista de The Guardian, el problema de la pornografía radica no en los actos, sino en las actitudes. Para él, si en la adultez no se entiende bien el concepto de consenso (la aceptación consciente), ¿cómo es que podrán entenderlo chicos de 15 años que se ven presionados socialmente y no comprenden racionalmente lo que están viendo a través de la pantalla?

Brown dice:

La pornificación de todo es el modelo de trabajo de la televisión comercial y de la publicidad en Internet. No se trata tan sólo de sexo. Las fantasías de control, dominación y gratificación inmediata son ahora los ideales en la transacción comercial. Son lo que cada publicidad promete. […] Como el porno, se alimenta de un apetito que no puede ser saciado, uno que sólo crece con los fantasmas que nosotros alimentamos. Es por esta razón que la idea de fantasía puede ser altamente peligrosa para la comodidad de las personas solitarias. Ya sea una frustración sexual o política, la fantasía pornográfica ofrece una satisfacción que no puede disfrutarse en la vida real; sin embargo, la vida real no puede sustituirse por completo.

Con esto no se quiere satanizar el consumo de la pornografía, sino conscientizarlo para convertirlo en una herramienta útil para una salud sexual segura y plena. Para ello es importante darse cuenta de las actitudes agresivas, misóginas e incluso raciales que se normalizan a través de la cámara y a lo largo del acto sexual.